¿Todavía no conoces los muchos efectos positivos que tiene sobre nuestro organismo el tomar aceite de oliva en ayunas? Cuando tomamos un determinado alimento en ayunas, el efecto que produce en nuestro cuerpo es diferente al que obtendríamos si hubiésemos ingerido algo antes. En este sentido uno de los alimentos cuyos beneficios son más numerosos para nuestra salud es el aceite de oliva. Y es que consumir aceite de oliva en ayunas es mano de santo. ¿Quieres saber por qué? En este post te lo vamos a explicar. Como siempre, en el Blog de Aceitel cuidamos de tu salud.

Estar en ayunas significa no haber ingerido ningún alimento durante un número elevado de horas. Generalmente decimos “estar en ayunas” cuando nos levantamos por la mañana, ya que normalmente llevaremos sobre 10 horas sin consumir ningún alimento. En este periodo, nuestro cuerpo pasa por distintas etapas, entre ellas la más que conocida hipoglucemia. En estas condiciones, lo primero que ingerimos es absorbido muy rápidamente por nuestro organismo. Por lo tanto, si el producto que ingerimos es un producto de calidad, los beneficios serán aún mayores, captando todos los nutrientes de ese alimento.

Los nutricionistas recomiendan que se consuma al menos tres cucharadas de aceite de oliva al día, y de esas tres cucharadas, al menos una debería ser en ayunas si queremos captar todo su potencial. Si lo haces así, obtendrás beneficios tales como: ayuda a mejorar el tránsito intestinal, ayuda a adelgazar, estimula el buen funcionamiento de la vesícula, y tiene un gran poder antiinflamatorio, entre muchas otras. Veamos ahora con más detenimiento como beneficia el consumo de aceite de oliva en ayunas a nuestro organismo.

Ayuda a reducir nuestro peso.

Por todos es conocido el gran efecto saciante que tiene el aceite de oliva. Esto ayudará a calmar nuestro apetito y evitará que comamos de manera compulsiva otros alimentos perjudiciales desde el punto de vista nutricional. Múltiples estudios de las más prestigiosas universidades del mundo han desvelado que el ácido oleico presente en el aceite de oliva se transforma en una hormona (OEA) que transmite al cerebro sensación de saciedad.

Mejora el funcionamiento de la vesícula.

Esta ampliamente demostrado, que el consumo diario de aceite de oliva en ayunas acompañado de limón ayuda a que no se formen cálculos, y a su vez, a expulsar los existentes.

Favorece el correcto funcionamiento del aparato digestivo.

El aceite de oliva tiene una gran propiedad laxante, lo que es fenomenal para combatir problemas de estreñimiento. Si sufres ya de este problema, un remedio casero espectacular es que te tomes en ayunas un vaso de agua templada con el zumo de medio limón y una cucharada de aceite de oliva. Notarás los efectos en muy poco tiempo.

Posee un gran efecto antiinflamatorio.

Sin llegar a tener un efecto tan grande como los medicamentos tipo ibuprofeno, si que está demostrado que el consumo de aceite de oliva en ayunas tiene un gran poder antiinflamatorio, lo que ayuda a aliviar problemas como la artritis o el reuma.

Combate efectivamente la resaca y ayuda a dejar de fumar.

A lo largo de generaciones se han ido transmitiendo gran cantidad de remedios caseros que ayudan a aliviar ciertos problemas. Y entre todos ellos, encontramos el consumo de aceite de oliva en ayunas para evitar que el alcohol se adhiera a las paredes del estómago y así reducir las molestias de la tan temida “resaca” después de una noche de excesos con el alcohol. Por si fuera poco, acompañado de grandes cantidades de agua, facilita eliminar impurezas como por ejemplo la nicotina. Esto ayuda notablemente a aquellas personas que están buscando dejar de fumar.

Cuida tu estado anímico a lo largo de toda la jornada.

Las grasas saludables que aporta el aceite de oliva ayudan notablemente al funcionamiento del sistema nervioso central. De forma que contribuye a mantener el estado de ánimo equilibrado durante todo el día.

Reduce las molestias musculares derivadas de la actividad física.

Ya hemos comentado el gran poder antiinflamatorio del aceite de oliva. Pero además, es un sensacional analgésico para nuestro organismo, reduciendo considerablemente esas molestias musculares propias de una actividad física intensa.

Después de repasar los muchos beneficios que tiene el consumo de aceite de oliva en ayunas para nuestro organismo, queremos contarte para concluir, una manera perfecta para consumirlo, y es acompañado de agua y zumo de limón. De esta manera multiplicarás sus efectos. Y es que con este preparado se obtiene además un gran aporte de vitamina C, fundamental para el sistema inmunitario e imprescindible para la buena salud de nuestra piel y nuestras articulaciones. Por si fuera poco, el limón es un potente antiséptico natural, lo que ayuda a combatir posibles infecciones virales, bacterianas o fúngicas. En cuanto al agua tibia, podemos decir que es otro de los laxantes naturales más poderosos cuando son consumidos en ayunas.

Como ves, el consumo de aceite de oliva en ayunas es una de las mejores costumbres que puedes adoptar si quieres que tu organismo se mantenga sano y fuerte. No hay medicina más efectiva que los productos que nos ofrece la propia naturaleza.

¿Te ha gustado este post sobre el consumo de aceite de oliva en ayunas y sus beneficios? Pues no te pierdas los muchos otros artículos que aún tenemos para ti. En Aceitel miramos por tu salud.