A pesar de poder llegar a sonar a tópico, son muchos los estudios realizados a lo largo de los años que aseguran el aceite de oliva valor nutricional excepcional.

De hecho, dichos estudios reflejan como el consumo de aceite de oliva implica una baja incidencia en enfermedades coronarias entre la población.

Información y valor nutricional del aceite de oliva virgen Extra

¿Por qué el aceite de oliva es tan beneficios? os preguntaréis.

En primer lugar debemos conocer la parte más importante del aceite de oliva información nutricional, hablamos de los Ácidos Grasos.

Por lo general, los porcentajes en ácidos grasos saturados (AGS), monoinsaturados (AGM) y poliinsaturados (AGP), suelen oscilar entre el 17 %, 71% y 11% respectivamente.

Estas características del aceite de oliva composición química y nutricional – rico en ácidos grasos monoinsaturados y bajo en ácidos grasos poliinsaturados- hace que el aceite de oliva sea mucho más estable que otros aceites e ideal para preparaciones gastronómicas de todo tipo y típicas en nuestra dieta mediterránea.

El ácido oleico es uno de los principales componentes del aceite de oliva, representa entre el 55% y el 83% del contenido en ácidos grasos, lo que explica sus propiedades a la hora de mejorar los niveles de colesterol y ayudar a prevenir los factores de riesgo se enfermedades cardiovasculares.

Polifenoles

El aceite de oliva, sobre todo el aceite de oliva virgen extra, contiene polifenoles, siendo éstos unos grandes aliados para nuestra salud. Entre sus muchos beneficios, ayudan a prevenir el deterioro cognitivo y la demencia, contribuyendo al mismo tiempo a una mayor supervivencia y longevidad.

Principales polifenoles

En el aceite de oliva nos encontramos principalmente dos tipos de polifenoles, la oleuropeína y el oleocantal. La primera es un compuesto fenólico, responsable del amargor y picor en la garganta que produce el aceite. Mientras que el segundo, se encuentra solo en ciertos AOVE y funciona como agente antiinflamatorio.

Vitaminas del aceite de oliva

A todo lo dicho con anterioridad debemos sumarle el hecho de que el aceite de oliva tiene otros tantos beneficios como por ejemplo es rico en vitaminas liposolubles, principalmente vitamina E.

Para que os hagáis una idea, cada 100 gramos de aceite de oliva virgen contiene aproximadamente 5,1 mg de esta sustancia, siendo las recomendaciones diarias de ingesta esta vitamina de 12 mg.

La vitamina E es un antioxidante natural cuya función es la de neutralizar los radicales libres que pueden dañar las membranas de las células, ayudando a a reforzar la protección del organismo frente a distintas enfermedades y frenando de forma natural el proceso de envejecimiento.

Como podéis ver, consumir aceite de oliva virgen extra son todo ventajas, porque además de proporcionar a nuestros platos un sabor genuino aporta infinidad de beneficios a nuestro organismo.

Existe la falsa creencia de que tiene el aceite de oliva calorías excesivas, y no es así, este engorda lo mismo que puede llegar a engordar cualquier otro alimento de similares características.