¿Realmente es tan malo el aceite de palma para nuestra salud? ¿Que beneficios tiene el aceite de oliva frente al aceite de palma? Cuando se trata de cuidar la salud, toda información de la que dispongamos puede resultar poca, por eso desde Aceitel queremos darte algunas indicaciones sobre los efectos del aceite de palma en nuestro organismos, y cuales son las propiedades que hacen del aceite de oliva el mejor aceite del mundo.

Uno de los grandes problemas de la industrialización de los alimentos es que muchas veces no sabemos lo que comemos. Y podríamos mirarlo en las etiquetas de los productos, pero esto es algo que la mayoría de los consumidores no tienen por costumbre hacer. Por eso, es aquí donde encontramos uno de los principales problemas. Y es que si te fijas detenidamente, son numerosos los productos de todo tipo que incluyen en su composición aceites de baja calidad como pueden ser el aceite de palma y muchos otros.

¿Por qué es malo el aceite de palma?

Esto no lo decimos nosotros, sino que son cientos (por no decir miles) los estudios científicos que hablan de los efectos negativos que puede tener para nuestra salud el consumo incontrolado de aceite de palma. Para empezar, el aceite de palma está compuesto en un 50% por ácidos grasos saturados. Esto está íntimamente relacionado con gran cantidad de problemas cardiovasculares, diabetes, obesidad y hasta cáncer.

Está demostrado que el aceite de palma que consumimos es el principal problema de los elevados niveles de colesterol en sangre. Por lo que la eliminación total de nuestra dieta, o en su defecto, un consumo más controlado, debe ser algo que todos deberíamos hacer. Por si esto fuera poco, durante el proceso de fabricación de este tipo de aceite se generan una serie de sustancias nocivas para la salud. ¿Necesitas más razones?

Uso del aceite de oliva y palma en industria

Por desgracia, y como ya hemos apuntado antes, las grandes marcas comerciales utilizan aceite de palma en sus productos, y lo hacen fundamentalmente para ahorrar dinero y aumentar sus beneficios. Solo algunas marcas y en determinados productos emplean el aceite de oliva como reclamo, como si de un producto “premium” se tratase.

La alternativa es clara y está al alcance de la mano. Por suerte, España es uno de los principales productores de aceite de oliva del mundo, lo que nos permite consumir este maravilloso producto a un precio más que razonable y con unos niveles de calidad muy elevados. Y es que el consumo regular de aceite e oliva en nuestra dieta tiene una serie de beneficios para nuestra salud, todos ellos más que demostrados científicamente.

Composición del aceite de oliva

El aceite de oliva está compuesto principalmente por ácido oléico. Al tratarse de un ácido graso monoinsaturado ayuda a reducir el colesterol LDL (también conocido como colesterol malo) y a la vez aumenta los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno), lo que es fundamental para nuestra salud cardiovascular. Por si fuera poco, ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, la diabetes e incluso el Alzheimer.

Como ves, cada día podemos elegir entre alimentarnos bien y alimentarnos mal. La salud es lo más preciado que tenemos, por lo que debemos optar por consumir más aceite de oliva en nuestra dieta, y reducir drásticamente (sino eliminar) el consumo de otros aceites menos saludables como el aceite de palma. Tu salud lo agradecerá.