Falsos mitos sobre la caducidad del aceite de oliva

Como consumidor seguro que te has peguntado alguna vez sobre la caducidad del aceite de oliva. Pues en este post te vamos a dar la respuesta. En Aceitel conocemos a la perfección las propiedades del denominado oro líquido, por ello, y aunque lo vamos a ver a continuación de un modo mucho más extendido, ya te podemos adelantar que hay muchos falsos mitos sobre la caducidad del aceite de oliva. Además de hablar sobre la posible caducidad del aceite de oliva, queremos contarte los distintos tipos de aceite que existan para que sepas diferenciarlos.

Estamos acostumbrados a que la mayoría de los alimentos caduquen en una determinada fecha. Esto es debido a que los alimentos generalmente se van degradando y llega un punto en el que no es aconsejable su consumo, pudiendo llegar a ser incluso perjudicial para nuestra salud. Pero hay ciertos alimentos como es el caso del aceite de oliva o las bebidas alcohólicas que no tienen este problema. A pesar de ello siempre encontraremos en el envase una fecha de consumo preferente, es decir, una fecha hasta la cual está garantizada que el aceite de oliva conserva sus propiedades prácticamente intactas, y por lo cual debemos consumirlo dentro de ese plazo si queremos obtener todas y cada una de sus excelentes propiedades. En la gran mayoría de los hogares no se llega a ese límite, ya que el aceite de oliva es un producto que se consume en abundancia, pero en situaciones muy puntuales como puede ser una segunda vivienda si podemos llegar a esa fecha. Mas allá de la fecha de consumo preferente podemos seguir consumiendo el aceite de oliva perfectamente ya que está en buen estado, tan solo es posible que haya perdido algo de calidad y en consecuencia alguna de sus propiedades, pero no hay ningún problema.

¿Y cómo podemos saber si un aceite está bueno o no? Independientemente de la fecha de consumo preferente, el principal indicador del estado del aceite de oliva es su sabor. Un sabor rancio o extraño nos estará indicando que el aceite se ha deteriorado. Este aceite aún podemos aprovecharlo para freír u otros usos similares.

Uno de los factores fundamentales para alargar la vida de nuestro aceite de oliva es la conservación. Hay una serie de consejos que deberías tener en cuenta a la hora de almacenar aceite en casa si quieres que sus propiedades se mantengan el máximo tiempo posible. En Aceitel siempre recomendamos conservar el aceite a una temperatura suave (entre 18 y 25º), en recipientes que lo protejan de la luz solar y en zonas no excesivamente húmedas que puedan acelerar su oxidación. Si sigues estos sencillos consejos, verás como el aceite se conserva como el primer día durante mucho más tiempo.

¿Qué tipos de aceite de oliva existen?

Además de hablar sobre la caducidad del aceite de oliva, queremos aprovechar para contarte cuáles son los distintos tipos de aceite de oliva que existen. Son muchos los tipos de aceite de oliva que podemos encontrar en el mercado. La legislación de la Unión Europea contempla los siguientes cuatro tipos en función de sus características básicas:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra: es el que se obtiene exclusivamente con procedimientos mecánicos y debe tener un grado de acidez menor de 0,8%. Este aceite es considerado el de mayor calidad que existe en el mercado y se caracteriza por presentar un color verde intenso conservando todas sus propiedades para la salud. Su sabor es realmente exquisito.
  • Aceite de Oliva Virgen: su extracción se realiza también a través de procedimientos mecánicos de prensado en frío tomado del primer prensado de las aceitunas. Las diferencias principales que presenta con respecto al aceite de oliva virgen extra radican en que su grado de acidez es superior al 0,8%, aunque siempre menor al 2%, y también en su gusto, ya que es menos sensorial.
  • Aceite de Oliva: este tipo de aceite de oliva es producido mediante una mezcla de aceites refinados y aceites vírgenes, por lo que se trata de un tipo de aceite de menor calidad. Su grado de acidez no debe superar el 1%y su sabor varía dependiendo del tipo de aceite de oliva virgen empleado para su producción.
  • Aceite de Orujo de Oliva: el aceite de orujo de oliva es el aceite de menor calidad para el consumo y no debe ser considerado aceite de oliva pues su elaboración consiste en el prensado y triturado de los huesos de las aceitunas para a continuación aplicarle diversos agentes químicos y suele mezclarse con aceite de oliva virgen. Este tipo de aceite debe tener un grado de acidez no superior al 1% y no posee las propiedades beneficiosas para la salud que poseen los aceites de oliva de mayor calidad. Se trata de un aceite muy utilizado en los bares y restaurantes, donde es utilizado como engrasante para planchas, freidoras, etc., por su reducido coste en comparación a otros aceites de mayor calidad.

En este artículo hemos querido derribar el mito sobre la caducidad del aceite de oliva además de enseñarte los distintos tipos de aceite de oliva que existen en el mercado. Eso si, siempre recomendamos consumir aceite de oliva virgen extra de primera calidad y para ello, cuanto más fresco sea, mucho mejor.