Al igual que un enólogo, en el mundo oleico también existen expertos para catar el aceite de oliva de primera categoría.  ¿Eres un amante de este oro líquido? Entonces seguramente que te interese mucho este post ya que trataremos sobre la cata de aceite.

¿Cómo cata aceite de oliva un profesional?

En el mercado podemos encontrar todo tipo de aceites de oliva cuya calidad evidentemente variará. Si lo que quieres es saber cómo se cata el aceite de oliva para poder apreciar todas sus propiedades organolépticas te lo mostramos a través de cinco sencillos pasos que te llevarán a conseguir hacer un análisis sensorial del aceite de oliva.

1. Materiales

En primer lugar, antes de realizar cualquier cata de aceite de oliva virgen extra, tendremos que contar con los materiales adecuados para ello.

En las catas de aceite de oliva se usan dos elementos concretos.

– Por un lado, un vaso de cata, el cual se caracteriza por tener la base ancha, evitando así el derramamiento y favoreciendo la concentración de olores en la boca. Además, este debe de ser oscuro, así evitaremos percibir el color del producto, ya que la tonalidad del aceite no está relacionada con su calidad.

– Por lado, en la cata de aceite de oliva se usa el vidrio de reloj. Se trata de una pieza de cristal de unos milímetros más de grosor que la copa y que hace de tapa de la misma, impidiendo así que los aromas se escapen antes de tiempo.

2. Atempera la copa

Una vez que tenemos el material adecuado debemos saber que, para reconocer el aceite de oliva virgen extra en sus mejores condiciones éste debe estar a unos 28º.

Para conseguir una temperatura óptima debemos calentar la copa con nuestras manos unos 30 segundos una vez hallamos echado el AOVE en la misma.

3. Movimiento

Antes de la cata de aceite, sin retirar el vidrio del vaso, giraremos éste con suaves movimientos circulares, tratando de que el líquido impregne todas las paredes, estimulando así los aromas.

4. Olfato

Una vez dados los pasos anteriores, ahora sí comenzaremos con la cata de aceite propiamente dicha.
Destapamos el vaso e introducimos la nariz, apreciando mediante un análisis olfativo la intensidad y complejidad del producto, descubriendo las notas aromáticas directas que nos evocan.

5. Degustación

Llegados a este punto sabréis como se toma el aceite de oliva.

El proceso para valorar el aceite de oliva se completa con un análisis gustativo a través del paladar. Para ello, probaremos el AOVE moviéndolo a lo largo y ancho de la boca e ingiriéndolo.

A través de este paso podremos matizar los atributos de intensidad y complejidad percibidos con anterioridad en la nariz, a la vez que descubrir el grado de amargor o picor del aceite, la densidad y la persistencia retronasal, esto es, el tiempo que permanece esas sensaciones tras la ingesta.

Estos son los pasos básicos para poder realizar una cata de aceite de manera correcta, pudiendo así sumergirte en esta gran experiencia.