¿No sabes como cuidar tus olivos? ¿Quieres saber cómo ha de ser el mantenimiento de un olivo para que ofrezca la mejor aceituna? ¿Tienes olivos y crees que no está produciendo lo suficiente? Hoy desde el Blog de Aceitel vamos a enseñarte cómo cuidar tus olivos para garantizar una producción de calidad.

El olivo es uno de los arboles que predominan en nuestro país. Árbol propio del clima mediterráneo (también es bastante habitual en otros países como Italia o Grecia), es uno de los arboles que ofrecen una producción más valiosa. No en vano es del árbol del que se obtiene la aceituna, fruto utilizado para la producción del mejor aceite de oliva, conocido por todos como “oro líquido”.

Hay mucha diferencia entre la producción que se obtiene de un olivo bien cuidado, y la que se obtiene de un olivo mal cuidado. Y no solo hablamos de producción en el estricto sentido de cantidad, sino también de calidad. Y como es lógico, una aceituna de mala calidad, solo podrá dar un aceite de mala calidad. Vamos a ver detenidamente como cuidar los olivos para conseguir un aceite de oliva de la primera calidad.

Lo primero es saber para determinar como cuidar los olivos, es como es la plantación de un olivo (por si aún no los tienes). Los mejores meses para llevar a cabo la plantación son marzo y abril, y esta puede llevarse a cabo por dos métodos principales: por semilla o por esqueje. La primera consiste en sembrar una semilla o hueso de aceituna. Este tipo de siembra dará lugar a olivos de pequeño tamaño, con una buena producción al principio, pero que irá agotándose rápidamente. Este tipo de olivo es más conocido como “acebuche” y no es el más indicado si lo que queremos de él es una buena producción de aceituna. En el otro extremo tenemos la plantación por esqueje que consiste en sembrar una rama o tallo de otro olivo para obtener un árbol de características similares a la planta madre. En este caso debemos tener especial cuidado de quitar todas las hojas que tiene la rama, dejando solo las de la parte superior. Podemos plantar primero en una maceta y posteriormente transplantarlo en campo, o plantar en campo directamente. El hacerlo inicialmente en una maceta tiene la ventaja de que estará más protegido en un momento en el que resulta más vulnerable. Una vez que el esqueje ha sido plantado, debemos tener la precaución de regarlo continuamente, evitando que se quede seca la tierra, pero a su vez con ciudado de que no se sature de agua y se produzcan encharcamientos, algo que puede ser igualmente perjudicial para la planta.

Otro de los momentos clave en el cuidado de un olivo es la poda. Podemos decir que existen tres tipos de poda: poda de formación, poda de producción y poda de rejuvenecimiento.

  • En la poda de formación es objetivo es darle la forma al árbol, lo que debemos hacer con mucho cuidado y sin forzar al árbol.
  • En la poda de producción quitaremos aquellas ramas secas o que no están siendo productivas por algún motivo, dando lugar a ramas jóvenes de mayor producción.
  • En la poda de rejuvenecimiento, lo que hacemos es eliminar aquellas partes envejecidas, generalmente con mucha madera y pocas hojas. También cuando las hojas están apagadas y tienen una baja floración. Se trata de una poda de mayor profundidad. Uno de las acciones clave a la hora de saber como cuidar los olivos.

Otro de los cuidados fundamentales en el cultivo del olivo es el riego.  La cantidad de agua que necesita el olivo para dar una buena producción de aceituna depende principalmente del tamaño de la copa del olivo, y del régimen de precipitaciones de la zona en que nos encontremos. Debemos conocer la capacidad de retención de agua que tiene el terreno, y tener en cuenta que el olivo es un árbol que por lo general soporta mucho mejor la escasez de agua, que el exceso, por lo que no es bueno que dejemos la tierra excesivamente húmeda.

También debemos mantener el entorno del olivo libre de malas hierbas, para evitar que puedan aparecer problemas en el árbol.

Por último, a la hora de saber como cuidar los olivos, debemos saber cómo tratar las posibles plagas. Entre las principales plagas que puede sufrir un olivo destacan la mosca del olivo, lo cochinilla del tizne o la polilla. Cualquiera de estas tres plagas, si no es controlada a tiempo, pueden arruinar la producción de tus olivos. La mosca del olivo es una plaga que se da con mayor frecuencia en la zona de Levante, en cambio la polilla es frecuente en todas las zonas, y la cochinilla es una plaga relativamente frecuente.

Como ves, llevar a cabo un correcto mantenimiento del olivo no es tarea sencilla. Debemos tener en cuenta muchas cosas, desde la siembra al control de plagas, pasando por el riego o la poda. Saber como cuidar los olivos es fundamental si queremos tener una buena producción, paso previo fundamental para poder obtener un aceite de oliva virgen extra de gran calidad como es nuestro aceite. En Aceitel podemos presumir de la gran calidad de nuestro olivar. Solo así se explica la calidad de nuestro aceite. Si quieres conocer más sobre este producto tan apreciado en nuestra gastronomía, no dejes de visitar nuestro Blog. Descubrirás recetas, consejos, remedios caseros, y mucho más.