Las hierbas aromáticas son una parte esencial a la hora de elaborar deliciosos y sabrosos platos de nuestra tierra, puesto que añaden sabor y otorgan un toque de distinción a cualquier tipo de comida que preparemos. En Aceitel lo sabemos, y por ello queremos compartir contigo un truco realmente magnífico para conservar y mantener las propiedades de las hierbas aromáticas como el primer día, manteniendo de esta manera todo su sabor y propiedades, utilizando como medio el congelador y usando como elemento de conservación nuestro aceite de oliva.

Los ingredientes que vamos a necesitar son los siguientes:

  • Aceite de oliva virgen extra Aceitel.
  • Hierbas aromáticas frescas: tomillo, orégano, salvia, romero, etc.
  • Cubiteras para el congelador.
  • Papel film transparente.

¿Y cómo es realmente el proceso de elaboración?

En primer lugar, llenaremos las cubiteras de hielo hasta los 2/3 de la capacidad de cada hueco con las hierbas aromáticas frescas de hojas más gruesas, como, por ejemplo, el romero, el tomillo, la salvia o el orégano, pues son las más recomendadas para este tipo de conservación. A continuación, rellenaremos hasta el borde con aceite de oliva. Por último, cubriremos la cubitera con papel film y la mantendremos congelada durante toda la noche. A la mañana siguiente, retiremos los cubos de la cubitera y los conservaremos en bolsas para especial de congelados (denominadas bolsas freezer). De esta manera podremos utilizar estos cubos en cualquier plato al que podamos añadir aceite de oliva conservando todo el sabor de nuestras hierbas elegidas.

Nuestro aceite de oliva virgen Aceitel es perfecto para la preparación de este método de conservación de hierbas aromáticas. ¡Anímese y pruebe a hacerlo!