¿Cómo conservar tomates deshidratados?

¿Todavía no sabes cómo conservar tomates deshidratados en aceite de oliva? Hoy desde el blog de Aceitel queremos enseñarte esta magnifica forma de conservar tomates deshidratados de un modo muy fácil y económica. ¡Toma nota!

Para elaborar esta sencilla receta solo vas a necesitar:

  • Una docena de tomates deshidratados.
  • Aceite de oliva virgen extra Aceitel.
  • Agua.
  • Sal.

Lo primero que debemos hacer es rehidratar los tomates. Para ellos la mejor manera es ponerlos en una cacerola con agua hirviendo durante no más de cinco minutos. Una vez hecho esto, el siguiente paso será escurrirlos muy bien y secarlos, eliminando todo el agua superficial que pueda quedar. Si ya están secos y fríos, lo siguiente que tienes que hacer es introducirlos en un recipiente y cubrirlos completamente con aceite de oliva, dejándolos macerar durante un tiempo mínimo de entre 5 y 10 minutos.

Una de las claves de esta receta está en esperar a que los tomates estén completamente fríos antes de envasar, ya que así evitaremos que adquieran un aspecto menos atractivo, conservando su forma en todo momento. El aceite de oliva les dará ese gusto tan especial característico de nuestro oro líquido. Una vez finalizado todo el proceso, ya están listos para consumir. Aunque si lo prefieres, puedes guardar conservados durante varias semanas. De esta manera podemos prolongar la calidad de nuestros productos.

Como puedes comprobar se trata de una receta la mar de sencilla y económica. Ya no tienes excusa para conservar tomates deshidratados en aceite de oliva virgen extra. ¡Simplemente deliciosos!

¿Y por qué debes usar aceite de oliva para elaborar tus conservas?

Conservar alimentos en aceite de oliva es la manera más sana y sencilla de disponer de todos nuestros alimentos en perfectas condiciones durante más y más tiempo, incluso en épocas del año en que ciertos alimentos no son producidos. El aceite de oliva permite mantener todas las vitaminas y otras propiedades del alimento, impidiendo su contacto con microorganismos.

En nuestro país son populares distintos tipos de conservas en las que se utiliza el aceite de oliva como ingrediente base, y no solo para conservar queso. Entre ellas cabe destacar: el marinado, el escabeche, y la conserva en aceite.

Hay un método para conservar cada alimento. Por ejemplo el escabeche es perfecto para las carnes de caza, el marinado para los pescados, y el aceite de oliva para conservar quesos curados entre muchas otras aplicaciones.

Si te ha gustado este post sobre como conservar tomates deshidratados en aceite de oliva, no dejes de visitar nuestro Blog. En Aceitel tenemos mucho que contarte.