Son numerosos los factores que inciden en la calidad del aceite de oliva, tanto los factores agronómicos como el proceso de elaboración, pero no debemos olvidar la importancia del envasado aceite de oliva que puede resultar clave para garantizar una calidad excepcional del aceite de oliva influyendo en la conservación de todas sus propiedades y cualidades.

El envasado aceite de oliva debe contribuir a que el producto se conserve en las mejores condiciones. De esta forma es posible preservar la calidad del producto, durante esta última fase del proceso de producción del aceite de oliva.

Hay una serie de factores que hay que tener en cuenta respecto del envasado, como es evitar ciertos agentes externos perjudiciales que pueden entrar en contacto con el producto. Estos agentes son los siguientes:

  • La temperatura: normalmente las altas o bajas temperaturas influyen de manera negativa en la calidad del aceite. Debido a ello su envasado tiene que ayudar a mantener la temperatura ambiente, siendo conveniente alejarlo de fuentes de calor.
  • La luz: las exposiciones a la luz también pueden incidir en la alteración de la calidad de nuestro aceite. Por lo tanto, lo más recomendable es mantenerlo en un envase opaco, de cristal oscuro o en latas.
  • La exposición a metales: los metales como el hierro o el cobre hacen la función de catalizadores y provocan la oxidación del producto.
  • El oxígeno: es muy importante tener en cuenta que al aceite de oliva no le debe dar el aire directamente, evitando así su oxidación.
  • Por otro lado, la limpieza es fundamental para evitar cualquier tipo de contaminación ambiental. Debemos tener en cuenta la filtración que nos ayudará a retener cualquier tipo de impureza y residuos, y eliminando la humedad si pasamos el aceite por un material que pueda conllevar a esos defectos.

Importancia del etiquetado en el envasado del aceite de oliva

También es de especial importancia el etiquetado del envase del aceite de oliva en el que debe aparecer las siguientes indicaciones:

  1. Fecha de caducidad.
  2. Primera presión en frío.
  3. Extracción de frío.
  4. Acidez.

Además de ello, debemos prestar especial atención al reconocimiento del etiquetado del aceite de oliva virgen extra para saber cuándo nos encontramos ante un aceite de una excelente calidad, como es el caso de nuestro aceite de oliva virgen extra Aceitel con un sabor único y genuino con denominación de origen.

Un último aspecto a tener en cuenta es la imagen del envasado, como puede ser el tamaño, la forma y las sensaciones que transmite. Todo ello juega un papel realmente importante en la percepción que tengan los clientes a la hora de adquirir el producto. Por ello, se debe hacer especial hincapié a cualquier tipo de detalle desde la estética, la higiene (sistema anti-goteo por ejemplo), la funcionalidad, hasta la practicidad del producto. Si el envasado del aceite cuenta con todos estos aspectos, es muy probable que el cliente valore más positivamente el producto que tiene ante sus ojos.

Por todo esto que te hemos contado podemos afirmar que el envasado aceite de oliva es extremadamente importante si lo que queremos es obtener un producto exquisito y de excelente calidad.