Las etiquetas del envase del aceite de oliva son su carta de presentación ante el consumidor, y es que estas etiquetas aportan una información muy valiosa acerca de su procedencia y calidad. Por lo general, los consumidores tenemos la mala costumbre de no leer las etiquetas del envase del aceite de oliva, guiándonos exclusivamente por la marca de mejor reputación, por el precio, o en el peor de los casos, por la estética del envase. Desde el Blog de Aceitel queremos que a partir de ahora, cuando compres aceite de oliva, lo hagas disponiendo de toda la información necesaria para realizar una compra perfecta. Y para ello nada mejor que repasar la información que podemos encontrar en las etiquetas del envase del aceite de oliva. Toma buena nota.

Por lo general (y en cumplimiento de la normativa vigente) el etiquetado debe contener cierta información obligatoria. Pero también es posible encontrar otros datos que sin llegar a ser obligatorios para el fabricante, son de gran interés para el consumidor. Por otra parte tenemos lo que se conoce como “etiquetado facultativo”, que incluye todas aquellas indicaciones que deben cumplir una serie de requisitos establecidos por Ley para que puedan ser incluidas en el etiquetado. Es una información que aunque no era obligatoria hasta hace poco, si era habitual que las distintas productoras incluyesen en el etiquetado, ya que suponían un extra nada desdeñable.

Información presente en las etiquetas del envase del aceite de oliva

En las etiquetas del envase del aceite de oliva podemos encontrar la siguiente información sobre el producto:

  1. Variedad de la aceituna: Indica cual es la variedad de aceituna que ha sido empleada en la fabricación del aceite. Esta información es opcional, pero suele ser recomendable incluirla para así ayudar al consumidor a elegir el aceite de oliva que mejor se adapta a sus gustos.
  2. Tipo de aceite: Nos indica cual es el tipo de aceite que estamos comprando (por ejemplo: “virgen extra”). En este caso, sí se trata de una información obligatoria que debe incluir el fabricante.
  3. Marca: Generalmente representada por el logotipo característico del fabricante. Es una información voluntaria, pero que todas las marcas incluyen y que es uno de los datos más relevantes para el consumidor que busca solo marcas de primer nivel y suficientemente contrastadas.
  4. Denominación de Origen: Es el indicador de calidad por excelencia. Y es que aquellos aceites que disponen de este distintivo, son garantía de calidad, ya que el órgano regulador se asegura de que solo aquellos aceites que cumplen una serie de condiciones sean comercializados bajo el amparo de la Denominación de Origen. En el caso de Aceitel, comercializamos nuestros aceites bajo la Denominación de Origen “Monterrubio de la Serena”.
  5. Definición del producto: Obligatoriamente el etiquetado debe incluir una definición del producto. En el caso de nuestro aceite de oliva virgen extra se trata de un aceite de oliva de categoría superior obtenido directamente de aceitunas y obtenido exclusivamente por medio de procedimientos mecánicos.
  6. Contenido neto del envase: Por Ley, las etiquetas del envase del aceite de oliva debe indicar el contenido de aceite que el consumidor va a adquirir comprando dicho envase, siendo las envases de 1/2, 1 y 5 litros los más habituales.
  7. Información nutricional: Una información facultativa que define las características nutricionales del aceite en cuestión, y en la que se debe incluir el valor energético medio por cada 100 gramos de producto.
  8. Registro sanitario: Se trata de un número fundamental, ya que informa al consumidor que dicho aceite de oliva cumple todas las exigencias sanitarias.
  9. Información de la empresa: Información obligatoria que nos indica cual es la empresa que envasa el producto que vamos a adquirir.
  10. Consejos para la conservación: Generalmente la información a este respecto es “conservar en un lugar fresco, seco y protegido de la luz”. Unos consejos que tienen por objetivo conservar las propiedades del aceite a lo largo del tiempo.
  11. Fecha de consumo preferente: Podemos decir que el aceite de oliva no tiene fecha de caducidad como tal, pero si una fecha de consumo preferente hasta la cual tenemos garantizado que el aceite de oliva que hemos adquirido mantiene su calidad intacta. Este periodo de consumo preferente suele ser para el aceite de oliva de entre un año y un año y medio, aunque es cierto que pasado ese tiempo, el aceite de oliva sigue siendo apto para el consumo humano, sin que puedan darse alteraciones que puedan dar lugar a riesgos para nuestra salud.

Como puedes haber comprobado, las etiquetas del envase del aceite de oliva contienen mucha información. Una información muy valiosa para el consumidor. Desde Aceitel siempre recomendamos leer muy bien el etiquetado para saber que es lo que vamos a comprar. Solo así conseguiremos un aceite de gran calidad, que al final es lo que nosotros como consumidores queremos. Y como último consejo, siempre debemos rechazar aquellos envases de aceite cuyo etiquetado no incluya la información obligatoria que hemos comentado, ya que podemos estar ante un aceite de oliva que no reúna las condiciones sanitarias mínimas para su comercialización, y en el peor de los casos, incluso causar un riesgo para nuestra salud. Recuerda que en Aceitel solo vendemos el mejor aceite de oliva virgen extra, como puedes observar en el etiquetado de nuestros diferentes productos. Sin duda somos una marca de confianza para el consumidor.