¿Te gustaría conocer los más populares falsos mitos del aceite de oliva? Pues este post te interesa. El aceite de oliva, como uno de los ingredientes clave de nuestra dieta y que ha sido consumido generación tras generación, se ha visto envuelto en una serie de rumores y afirmaciones que en la mayoría de los casos no son ciertas y que han causado confusión en el consumidor. Es por ello que desde Aceitel queremos derribar estos falsos mitos del aceite de oliva.

Aspectos como la acidez, el sabor, el color, o incluso sus beneficios para la salud, han sido más de una vez debatidos, lo que ha dado lugar a todo tipo de suspicacias. Seguramente tu también te hayas hecho preguntas del tipo ¿afecta el color del aceite a la calidad? ¿el aceite mejora con el tiempo? o ¿sube el colesterol? Hoy queremos responderte a estas y otras preguntas. ¡Vamos allá!

Cuanto más intenso sea el color del aceite, mejor calidad:

FALSO. Nada más lejos de la realidad. El color del aceite depende fundamentalmente del tipo de aceituna empleada para su elaboración, del grado de maduración de la misma y del proceso de fabricación empleado. Es por ello que el color no debe ser un factor a tener en cuenta a la hora de comprar aceite de oliva.

El aceite de oliva es perjudicial para el colesterol:

FALSO. Todo lo contrario. El aceite de oliva es rico en ácido oleico. Un ácido de gran calidad nutricional que es fundamental para aumentar el colesterol “bueno” (o HDL), y limita los niveles del denominado colesterol “malo” (o LDL). Por lo tanto, no solo no es perjudicial, sino que además te ayudará a mantenerte sano.

Para cocinar, es mejor utilizar otros tipos de aceite como el de girasol:

FALSO. Si bien es cierto que si queremos captar todo su esplendor la manera ideal de consumirlo es en crudo, utilizarlo para cocinar o freir es bastante adecuado, ya que aportará a nuestros platos un toque único. No debemos olvidar que otros aceites como los de semilla son siempre refinados, por lo que su calidad es infinitamente inferior a la de un producto 100% natural como es el aceite de oliva virgen extra.

Cuanto más añejo sea el aceite, mejor:

FALSO. El aceite no es como el buen vino. No solo no mejora con los años, sino que empeora. Y es que el aceite de oliva se oxida con el paso del tiempo y pierde gran parte de sus propiedades organolépticas. Es por ello que siempre recomendamos consumir aceite fresco y de calidad.

A menor grado de acidez, mayor calidad:

FALSO. El grado de acidez es un indicador que muestra el porcentaje de ácidos grasos contenido en el aceite. Por lo tanto no es un valor que refleje ninguna característica relacionada con el sabor. Es posible encontrar un aceite de mala calidad con una acidez alta o viceversa.

En Aceitel somos grandes conocedores de las propiedades del aceite de oliva, así que esperamos haber arrojado algo de luz sobre estos falsos mitos del aceite de oliva que no hacen más que confundir a los consumidores de este maravilloso producto.