Hoy queremos esclarecer en la medida de lo posible la eterna pregunta que nos invade muchas veces a la hora de meternos en la cocina. ¿Cuál es el mejor aceite para cocinar? Oliva, girasol…

Te mostramos cual es el mejor aceite para cocinar

Son muchas las dudas que nos asaltan cuando nos disponemos a prepara nuestros platos, principalmente en cuanto a saber cuál es el mejor aceite para cocinar.

También son muchos los bulos que nos llegan a la hora de decidir sobre el mejor aceite para cocinar.

Pues bien, hoy queremos desmontar estas falsas creencias sobre qué aceite es mejor para cocinar.

Freír con aceite de oliva es un sacrilegio

Falso. Cuando nos preguntamos sobre cual es el aceite más sano para freír nuestra comida, tendemos a pensar que es el aceite de girasol.

Esta creencia está muy extendida entre todo el mundo, y ello es debido a que cree que las altas temperaturas desnaturalizan muchas de las propiedades del aceite de oliva, que por valor organoléptico y sus grandes cualidades es ideal para consumir crudo.

En este sentido debemos decir que el aceite de girasol no es bueno para las frituras, o al menos, no tanto como si lo es el aceite de oliva.

Si lo que queremos es conocer cuál es el mejor aceite para cocinar, os diremos que dependiendo del plato así como del aceite en cuestión que usemos, ya que existen aceites tanto de oliva como de girasol de distintas calidades.

Por qué debemos usar aceite de oliva para freír

El aceite de oliva, debido a el tipo de ácidos grasos que comprende – especialmente el oleico-, está mas preparado para resistir las altas temperaturas sin degenerar.

Por el contrario, el aceite de girasol, las resiste peor y es más tendente a formar polímeros similares a las grasas saturadas y trans por el efecto de la temperatura, con los inconvenientes que ello supone para nuestro organismo.

Por este motivo, si freímos con el aceite de girasol no es conveniente que lo reutilicéis.

En cuanto a los tipos de aceite de oliva para cocinar, si pensáis que freír con éste es un derroche, podéis encontrar alternativas más baratas como los refinados o los orujos.

Punto de vista nutricional

Desde el punto de vista nutricional, el aceite de girasol es más pobre que el aceite de oliva.

Todos sabemos que el aceite de oliva es el mejor aceite para cocinar porque nos aporta multitud de propiedades vitamínicas.

Además, contiene compuestos antioxidantes y un alto porcentaje de ácido oleico, con grandes efectos sobre la buena salud cardiovascular, la prevención contra el cáncer, la diabetes y otros tantos beneficios.

El aceite de girasol, sin llegar al nivel del aceite de oliva, también tiene virtudes. Contiene uno de los dos únicos ácidos grasos que el cuerpo humano no es capaz de sintetizar: el ácido linoleico (Omega 6).

Por lo tanto, es una buena fuente de ácidos grasos esenciales.

En las ensaladas solo se usa aceite de oliva

El consumo de aceite de oliva crudo es muy beneficioso para la salud, ya que es la manera de que nos aporta sus nutrientes al cien por cien.

No obstante, el aceite de oliva tiene un sabor y fuerza considerable, motivo por el cual, no casa con todo tipo de ensaladas, ya que potencia el resto de sabores.

Dependiendo para que vayamos a usarlo, podremos utilizar uno u otro.

Por ejemplo es el caso de la mayonesa, para elaborarla y potenciar su sabor es preferible hacerla con aceite de girasol.