¿Tu cabello ha perdido vitalidad? ¿No sabes que hacer para restaurar pelo quemado? Desde el blog de Aceitel ya te hemos comentado muchísimas de las virtudes y beneficios del aceite de oliva para nuestra salud, y hoy te traemos otro que seguro te será de enorme utilidad. Vamos a contarte como utilizar aceite de oliva para restaurar pelo quemado de un modo sencillo y con unos ingredientes muy básicos y económicos. Olvídate de utilizar productos químicos que solo dañarán aún más tu cabello. Y es que pocos productos naturales hay tan beneficiosos para nuestro cuerpo como el aceite de oliva, todo gracias a sus espectaculares propiedades nutritivas.

La mayoría de remedios caseros han ido pasando de generación en generación hasta llegar a nuestros días. Ese es el caso de el aceite de oliva para restaurar pelo quemado o dañado, algo que ya sabían en la Antigua Roma. Otra prueba de lo adecuado que es el aceite de oliva empleado como cosmético o producto para el cabello es que las principales marcas de cosméticos están introduciendo nuestro oro líquido en sus productos.

Ventajas de restaurar pelo quemado con aceite de oliva

Entre las principales ventajas que podemos obtener al utilizar aceite de oliva para restaurar pelo quemado tenemos las siguientes:

  • Excelentes propiedades regenerativas y calmantes, lo que favorece el crecimiento del cabello, muy especialmente en aquellos casos en los que el cabello está dañado.
  • Gran antioxidante, dado su elevado contenido en vitamina E, lo que ayuda a que el pelo crezca sano y fuerte.
  • Elevado contenido en vitamina C, lo que ayuda a la formación de colágeno, lo que da lugar a su vez a un pelo más fuerte y menos quebradizo. También posee mucha vitamina A, que ayuda a la regeneración celular.
  • Ayuda a tratar puntas abiertas, maltratadas o secas.
  • Reduce de manera considerable la pérdida de proteínas propia del cabello dañado.
  • Excelentes propiedades humectantes y tonificantes. Muy indicado para cabellos teñidos o dañados por el secador o incluso la piscina, ayudando al cabello a recuperar su humedad natural.

Resumiendo todas estas propiedades, podemos decir que el empleo de aceite de oliva en el cabello tiene cinco grandes beneficios: aporta brillo, nutre y repara el cuero cabelludo, fomenta el crecimiento del cabello, evita la caída del cabello, y acaba con las puntas quebradizas.

Recetas de mascarillas para el pelo quemado

Visto los enormes beneficios que tiene el aceite para restaurar pelo quemado y para el cuidado del cabello en general, vamos a ver algunas maneras de aplicarlo. Unas sencillas recetas con las que conseguirás unos resultados espectaculares.

Aloe vera con aceite de oliva

Es habitual que el cabello acabe quemado por el uso de tintes, secadores, planchas, etc. En estos casos, el empleo de esta mascarilla elaborada con aceite de oliva y aloe vera es una de las mejores opciones. Notarás el pelo regenerado, hidratado y con un crecimiento saludable.

Para elaborar esta mascarilla de aceite de oliva y aloe vera lo primero que debes hacer es preparar un zumo de aloe vera, empleando para ello la pulpa de dos hojas y mezclándolo con 50 ml de agua (puedes aumentar o reducir las cantidades de manera proporcional si tienes el cabello más largo o más corto). A este zumo con agua añádele dos cucharadas de aceite de oliva, remueve la mezcla muy bien, y aplícala sobre el cabello (en seco o mojado) masajeando suavemente en círculos. Puedes utilizar un peine para asegurarte de que la mascarilla queda perfectamente repartida por todo el cabello. Para que sea realmente efectiva, déjala actual durante al menos 25 minutos y aclara posteriormente con agua. Por último lava tu cabeza de modo habitual. Recomendamos aplicar esta mascarilla una vez a la semana.

Miel, aceite de oliva y huevo

Esta mascarilla está especialmente indicada para aquellos cabellos débiles. Si has notado que tu cabello ha perdido fuerza y vitalidad, esta mascarilla es perfecta para ti. Ya sabemos que el aceite de oliva es un excelente hidratante, pero mezclado con miel y huevo, sus efectos se multiplican. La miel y el huevo además de hidratar, aumentan el brillo del cabello.

Para elaborar esta sensacional mascarilla de miel, aceite de oliva y huevo, necesitarás una cucharada de aceite de oliva, dos cucharadas de miel y un huevo. Bate bien el huevo, añadiendo posteriormente la miel y el aceite de oliva, removiendo muy bien hasta conseguir una mezcla perfectamente homogénea. Una vez esté lista la mezcla, aplícala sobre el cabello (seco o mojado) y masajear durante varios minutos. Cubre la cabeza con una toalla húmeda, y deja que la mascarilla haga su efecto durante aproximadamente 20 minutos. Para acabar, enjuaga con agua templada y lava el pelo del modo habitual.

Aceite de oliva, pepino y huevo

Esta última propuesta que te traemos es perfecta para aquellos cabellos rizados u ondulados. Y es que esta mascarilla combina el poder hidratante del aceite de oliva, la frescura del pepino, y el poder del huevo para dar brillo y suavizar. Todo esto hará que tu cabello luzca fuerte y brillante.

Para elaborar esta mascarilla necesitarás dos cucharaditas de aceite de oliva, un huevo y medio pepino. Tritura el pepino con la ayuda de una licuadora o batidora. No es necesario agregar agua, ya que el pepino la contiene de manera natural. A continuación añade el aceite de oliva y el huevo, y mezcla todo bien. Aplica la mezcla sobre el cabello, y cúbrela con un gorro de baño durante 20 minutos. Como siempre, retira la mascarilla con agua y lava tu cabello del modo habitual. Notarás los resultados desde el primer momento.

¿A qué esperas a probar estos trucos para restaurar pelo quemado? Recuerda que en la tienda online de Aceitel, podrás encontrar gran variedad de cosméticos elaborados con aceite de oliva.