¿Qué tipos de aceite de oliva existen?

¿Te gustaría saber cuales son los distintos tipos aceite de oliva que existen? El aceite de oliva es un producto muy usado en la cocina mediterránea por sus numerosos beneficios y propiedades convirtiéndolo en un producto estrella en el mundo culinario.

Los principales países productores de aceite de oliva son los siguientes: España, Italia, Grecia, Marruecos, Siria, Turquía, Túnez y Portugal. Ya fuera de la cuenca del mediterráneo el principal productor de aceite de oliva es Argentina con más de 30.000 toneladas producidas por año.

El aceite de oliva es un producto que abandera a nuestro maravilloso país en el mundo, y es que nos lo hemos ganado a pulso, pues producimos nada más y nada menos alrededor del 50% de todos los aceites de oliva que existen en el planeta, abasteciendo a 160 países, y convirtiéndonos así en el primer país exportador del mundo, una medalla de oro que conseguimos año tras año y siendo sumamente difícil desbancarnos del pódium de liderazgo mundial de producción, comercialización y exportación de aceite de oliva.

Centrándonos ya en el tema del que hoy queremos hablarte, comenzaremos diciendo que en el mercado existen varios tipos de aceite de oliva dependiendo de su calidad, su composición, sus características, proceso de extracción, acidez, etc. Pero ¿sabes realmente diferenciar unos tipos aceite de oliva de otros sin ningún tipo de confusión? A lo largo de este post te enseñaremos cuales son las principales diferencias entre los distintos aceites de oliva que existen en el mercado.

En la actualidad, y en función de las características que presenten, podemos distinguir los siguientes tipos aceite de oliva según la legislación de la Unión Europea:

  1. Aceite de Oliva Virgen Extra: es el que se obtiene exclusivamente con procedimientos mecánicos y debe tener un grado de acidez menor de 0,8%. Este parámetro se consigue a través de un análisis en laboratorio relacionado con la cantidad de ácidos grados que presenta el aceite. Este aceite es considerado el de mayor calidad que existe en el mercado y se caracteriza por presentar un color verde intenso conservando todas sus propiedades para la salud. Su sabor es realmente exquisito.
  2. Aceite de Oliva Virgen: su extracción se realiza también a través de procedimientos mecánicos de prensado en frío tomado del primer prensado de las aceitunas. Las diferencias principales que presenta con respecto al aceite de oliva virgen extra radican en que su grado de acidez es superior al 0,8% (pero siempre menor al 2%) y también en su gusto, ya que es menos sensorial, aunque también su sabor es muy agradable.
  3. Aceite de Oliva: este tipo de aceite de oliva es producido mediante una mezcla de aceites refinados y aceites vírgenes, por lo tanto, es un tipo de aceite de menor calidad. Su grado de acidez no debe superar el 1%y su sabor varía dependiendo del tipo de aceite de oliva virgen empleado para su producción.
  4. Aceite de Orujo de Oliva: el aceite de orujo de oliva es el de menor calidad para el consumo y no debe ser considerado aceite de oliva pues su elaboración consiste en el prensado y triturado de los huesos de las aceitunas para a continuación aplicarle diversos agentes químicos y suele mezclarse con aceite de oliva virgen. Este tipo de aceite debe tener un grado de acidez no superior al 1% y no posee las propiedades beneficiosas para la salud que poseen los aceites de oliva de mayor calidad. El aceite de orujo de oliva es ampliamente utilizado en los bares y restaurantes que frecuentamos, donde es utilizado como engrasante para planchas, freiduras, etc., a un bajo coste.

Además de esta clasificación según la normativa europea, existen otros tipos aceite de oliva, cómo por ejemplo, hojiblanca, arbequina, picual, etc., dependiendo de la variedad de la aceituna, de su procedencia geográfica (sierra o campiña) o también del proceso de extracción del aceite (prensado en frío, sin filtrar, etc.).

Otra cosa importante a la hora de hablar de tipos de aceites de oliva es saber y conocer las principales diferencias de las palabras anexo que contienen su denominación: oliva, oliva virgen, oliva virgen extra.

  • Oliva: el anexo oliva solo puede contenerlo un tipo de aceite que haya sido producido exclusivamente con aceitunas. En el caso del aceite de orujo de oliva no puede ser considerado aceite de oliva ya que en su producción una de las bases es el aceite de orujo.
  • Oliva Virgen: la palabra virgen solo puede llevarla el tipo de aceite de oliva que haya sido elaborado de manera exclusiva solo a través de aceitunas utilizando aquellos mecanismos que no modifiquen su composición, sus propiedades y las características que lo define.
  • Oliva Virgen Extra: este tipo de término solo puede incluirlo aquel tipo de aceite de oliva que haya sido extraído exclusivamente de aceitunas sin ningún tipo alteración en su proceso de fabricación, carente de defectos al gusto ni exceso en su acidez, en definitiva, un producto de máxima calidad.

¿Por qué debes consumir aceite de oliva de calidad?

Está más que demostrado que el aceite de oliva es uno de los ingredientes con mayores beneficios para nuestra salud. Por algo es conocido popularmente como el “oro líquido”. Aunque los beneficios son casi innumerables, hoy, como complemento a este completo post, queremos contarte algunos de los más importantes. Beneficios que hacen que sea uno de esos productos que no pueden faltar en una dieta equilibrada. Toma nota de estas 6 razones para consumir aceite de oliva de calidad.

  1. El aceite de oliva es perfecto para una correcta digestión. Se acabaron las digestiones pesadas y los problemas de estreñimiento. Además sirve para prevenir una gran cantidad de enfermedades gastrointestinales.
  2. Nos protege frente al estrés oxidativo celular. Esto es debido principalmente a su elevado contenido en antioxidantes.
  3. Previene enfermedades cardiovasculares. Esta demostrado científicamente que el consumo regular de aceite de oliva es clave a la hora de reducir los niveles del colesterol LDL (el conocido como “malo”) y a aumentar los niveles del colesterol HDL (le conocido como “bueno”), lo que a su vez sirve para mejorar la circulación sanguínea y reducir la presión arterial.
  4. Favorece la correcta mineralización de los huesos. Por ese motivo, el consumo de aceite de oliva es fundamental en niños, ya que es la etapa en la que se forman los huesos. En el caso de las personas mayores, ayuda a reducir el riesgo de padecer problemas óseos como por ejemplo la osteoporosis.
  5. Aumenta la longevidad. El motivo es sencillo. Al ayudarnos a prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, hace que nuestra esperanza de vida aumente.
  6. Evita complicaciones severas en pacientes diabéticos (tipo II). El consumo habitual de ácido oleico es muy recomendable para pacientes con esta patología, ya que en ellos es aún más importante el seguimiento de una dieta equilibrada que les ayude a controlar el peso.

¿Necesitas más motivos para consumir los distintos tipos de aceite de oliva?

Para finalizar y ya que conocemos todos los tipos aceite de oliva y sus múltiples beneficios, queremos recomendarte nuestro aceite de oliva virgen extra Aceitel de Extremadura si deseas probar un aceite de oliva que conserve todas sus propiedades y que sea de máximo disfrute para tu paladar, una autentico aceite de oliva virgen extra delicioso y exquisito que será el broche de oro de cualquier tipo de plato que quieras elaborar y disfrutarlo en buena compañía ¡no te defraudará!